En un principio podría parecer que los empleados y los clientes de una empresa se encuentran en puntos totalmente opuestos. Sin embargo, los sentimientos que ambos grupos quieren desarrollar entorno a una organización, son muy semejantes. Un cliente quiere sentir que forma parte de la marca que está adquiriendo y un trabajador desea notar que es una parte fundamental de esa marca. El sentimiento de pertenencia, referido tanto a los compradores como a los empleados, es algo que las organizaciones deben potenciar. Y para ello, es imprescindible la socialización organizacional de tu empresa.

¿Qué es la socialización organizacional?

La socialización organizacional es la forma en que las empresas utilizan los medios sociales para fomentar la pertenencia de las personas dentro de la empresa. A través de estas la socialización organizacional la marca transmite sus valores e ideas tanto a trabajadores como a clientes, con el objetivo de conseguir que se sientan identificados y formen parte de esos valores.

Este proceso no es nada fácil de conseguir, puesto que los valores que rigen a la marca deben estar presentes en cada una de sus acciones. Por ello, es importante que la socialización organizacional empiece desde dentro, empapando a todos los trabajadores de ella, antes de poder unir a los clientes. No obstante, aunque difícil es un proceso muy importante para las marcas que puede tener grandes ventajas. ¿Las conoces?

Beneficios de la socialización organizacional

  1. Mejora el posicionamiento de la marca: por mucho que tu empresa tenga unos valores, si estos no son transmitidos al público, puede que este los desconozca. Gracias a la socialización organizacional las empresas transmiten todos aquellos valores que determinan su actividad a los clientes, consiguiendo posicionarse en sus mentes entorno a estos conceptos. Para conseguirlo es fundamental que todas las acciones realizadas demuestren y transmitan estos valores. Una empresa que afirma ser de una forma, pero realiza acciones contrarias terminan teniendo un posicionamiento muy negativo, pues sus clientes potenciales no se creen lo que dice.
  1. Reduce la ansiedad tanto en clientes como en empleados: la conciencia social de las personas es cada vez más fuerte y es algo que determina muchas de sus decisiones. Si un cliente adquiere un producto de una empresa porque desconoce que esta tiene valores contrarios a los suyos, puede sentirse engañado y transmitir una mala imagen de dicha marca. Asimismo, un empleado que entre a trabajar en una empresa y vea que su modo de hacer es contrario a lo que él creía, terminará abandonando la empresa más pronto que tarde. Las empresas son lo que son, negarlo u ocultarlo puede ser muy peligroso.
  1. Convierte una mala experiencia de compra en una buena experiencia de cliente: cuando un cliente adquiere un producto, es posible que tenga una mala experiencia de compra. Las razones de esto pueden ser muchas, puesto que puede ser causado por un problema en la fábrica, en la distribución o con la persona que ha gestionado la venta. Este tipo de experiencias hacían que los clientes del pasado se quedasen con un regusto amargo de tu marca y que se lo trasmitiesen a sus conocidos. Por el contrario, ahora son muchas las personas que transmiten su descontento a través de los medios sociales y se puede gestionar mucho mejor la postcompra. Gracias a la socialización organizacional este tipo de problemas pueden ser atajados de forma fácil e inmediata, posibilitando el no perder al cliente de forma permanente.
  1. Mejora la rentabilidad de la compañía: sin gastar grandes cantidades de dinero, los medios sociales permiten atraer y convertir más clientes. Un posicionamiento mucho mejor y más claro, unido a una actividad diaria dentro de los medios sociales hace que la marca forme parte de nuestro día a día. De esta forma, sentimos que esa empresa está ahí para nosotros para cuando la necesitemos, dispuesta a darnos el mejor servicio posible. Y es que las marcas-amigas, son ya un hecho.

La socialización organizacional es una de las últimas tendencias empresariales de los últimos años. Formar parte de los medios sociales, no es una opción si no una obligación. Pero los beneficios de hacerlo son tantos que quién se atrevería a resistirse, ¿verdad?

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados