La gamificación se está convirtiendo en una práctica cada vez más extendida en las empresas a la hora de fidelizar clientes y aumentar el compromiso de los empleados. Podemos definir este concepto como la aplicación de dinámicas de juego en contextos no lúdicos con la intención de incrementar la participación del usuario, así como introducir un cambio de comportamiento del mismo. Una de las ventajas es que se puede introducir prácticamente en cualquier entorno empresarial. En los últimos años la gamificación se ha popularizado como técnica de marketing para retener clientes, aunque también se está empezando a usar en redes sociales corporativas para generar engagement en empleados. Además, según un estudio de M2 Research, se estima que en 2016 el negocio de las aplicaciones basadas en la gamificación recaudará 2,8 billones de dólares.

Gamificación para involucrar empleados

Una de las principales aplicaciones de la gamificación dentro de una empresa es en el ámbito de los recursos humanos. A través de diferentes procesos se pretende mejorar la relación con los empleados, así como aumentar su compromiso y su participación en la compañía. Resulta muy interesante a la hora de que estos aprendan nuevas tareas de una forma lúdica, en vez de la lectura de manuales, más tediosos de leer. La gamificación también puede ser una forma para implantar en la rutina de los empleados un sistema de puntos o recompensas.

La gamificación, un imprescindible para las empresas

Hoy en día, la gamificación ya se aplica en las siguientes funciones del departamento de RRHH.

    • Procesos formativos y desarrollo personal: como hemos dicho, la gamificación es una forma más divertida de asimilar conocimientos y lograr que los empleados progresen y adquieran nuevas habilidades. Además, permite descubrir las funciones en las que destaca cada trabajador.
    • Employee innovation: generación de nuevas ideas a través de los empleados, estimulando la creatividad y la colaboración a través de las dinámicas de juego. Aprovechar el expertise de tus empleados puede ser una buena manera de hacer crecer tu negocio.
    • Reclutamiento de personal: se utilizan tanto en procesos individuales como grupales para obtener información previa de los candidatos y atraer talento a las empresas.
    • Redes sociales corporativas: la gamificación es una buena manera de generar engagement en la red social corporativa de tu empresa, ya que no siempre es fácil estimular la participación de los usuarios. De esta manera tus empleados serán más dinámicos y proactivos en una actividad que de otra manera podría suponer un esfuerzo para ellos.
  • Medir los resultados.

Cómo implementar una estrategia de gamificación en tu empresa

A priori, implementar la gamificación en una empresa no es algo demasiado complejo, y suele ser bien acogida por los empleados, aunque es necesario tener en cuenta algunos aspectos.

  • Los altos mandos de la empresa deben estar implicados en este proceso y apostar por ellas, ya que será difícil que el proceso salga adelante sin apoyo de estos.
  • Objetivos claros: ¿qué es lo que la organización persigue lograr con la gamificación?  ¿Implementar un sistema de formación para tareas específicas? ¿Unos empleados más involucrados en el proyecto empresarial? ¿Mejorar una habilidad? Este objetivo debe estar bien definido y además, debe de ser comprendido por todos los empleados.
  • Implicación directa del departamento de Recursos Humanos: el departamento de RRHH debe encargarse de establecer los objetivos, así como de establecer las recompensas adecuadas.
  • Sistema de recompensas: las recompensas de las dinámicas de juego deben ser conocidas por los empleados antes de que comience el proceso. Las recompensas físicas y los premios son las más eficaces a la hora de promover la actividad, y también pueden ser usadas para crear compromiso. Sin embargo, hay que tener cuidado con las recompensas que se establecen, ya que se tendrá más en cuenta la calidad de los premios que la cantidad.
  • Mantener viva la competición: esto es fundamental, y para ello es necesario respetar los premios y no hacer ganador a todo el mundo, sino a los empleados que hayan logrado los objetivos definidos, ya que de lo contrario supondrá una pérdida de la motivación.
  • Medir los resultados: ¿estás logrando tu objetivo a través de la gamificación? Es importante que compruebes qué tal están funcionando estas mecánicas, qué aspectos fallan, etc. para así establecer mejoras en la estrategia.   

En definitiva, la gamificación dentro del departamento de recursos humanos es una estrategia para facilitar una cultura empresarial de participación voluntaria y espontánea, así como para generar engagement en los empleados.

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados