Cada día los departamentos de RRHH tienen cada vez más claro que los empleados son el mejor activo de márketing para la compañía. Employee advocacy consiste en la promoción de la marca por los empleados de la misma. Esto requiere una cultura en la que los empleados creen en el contenido que la marca produce y están dispuestos a compartirlo y a crear debate en RRSS con otros individuos ajenos a la compañía; de esta manera se convierten en embajadores digitales de la marca, generando una mejor reputación, influyendo positivamente a clientes y atrayendo nuevos talentos.

Implantar una red social corporativa es una estrategia ideal para involucrar a los empleados y convertirlos en brand ambassadors. Estas son plataformas privadas de trabajo, colaboración y comunicación, en donde la información fluye de manera bidireccional, facilitando la integración de una cultura más flexible y horizontal, con empleados mejor informados y más contentos.

Existe una gran variedad de redes sociales corporativas. Algunas de ellas, como Yammer, están más enfocadas a la gestión de activos y la mejora de de la productividad de los empleados. Otras tienen un fondo más social, fomentando la colaboración, el orgullo de pertenencia empresarial y la inteligencia colectiva. Un ejemplo de ello es Net&Market, una plataforma española centrada en el employee advocacy.

Ventajas de implantar una red social corporativa.

  • Se potencia la colaboración.
  • La evolución de los proyectos es más visible.
  • Se recibe feedback en tiempo real.
  • Mejora de la comunicación interna. Información visible y bidireccional.
  • Reconocimiento del talento interno.
  • Mejora de la productividad.
  • Mejora del engagement de los empleados.
  • Posibilidad de crear grupos por departamentos, proyectos, etc.

Primeros pasos.

  • Cultura empresarial: Para que la implantación de una red social corporativa en la empresa sea exitosa, es imprescindible que la organización esté abierta al cambio, y tenga una cultura flexible, horizontal y cercana. Si esto no es así, será difícil crear una atmósfera en donde el empleado sea colaborativo y comunicativo. Además, la compañía debe estar dispuesta a no controlar toda la información que sale de ella.
  • Establecer KPIs: es necesario establecer los objetivos que se quieren alcanzar y convertirlos en KPIs para hacer un seguimiento de las métricas. ¿Qué quieres que tus empleados compartan? ¿A quién quieres alcanzar? ¿Quieres incrementar la notoriedad de tu marca? ¿tu reputación corporativa? ¿Quieres conseguir más tráfico y/o suscripciones?
  • Establece algunas pautas generales: crea pautas para ayudar a tus empleados a interactuar, pero no para restringir. Sugiere qué compartir, cómo compartir, dónde compartirlo, y establece incentivos de los que se puedan beneficiar.

Claves para implementarla con éxito.

  • Cuenta con el apoyo y la participación de la dirección general, ya que si no el la red social corporativa difícilmente será exitosa.
  • Define una estrategia y una metodología que permita identificar oportunidades y amenazas, así como un plan para extender la iniciativa a toda la empresa.
  • Lanza el proyecto a algunos grupos estratégicos para comprobar su funcionamiento y aceptación, ya sea un departamento, un grupo con partners externos, etc.
  • Crea contenido susceptible de ser compartido: para ello es necesario que cumpla al menos una de las siguientes características. Que el contenido respalde tu marca, que tenga valor para los empleados o que contenga información interesante para el público general.
  • Ofrece formación: bríndale a tus empleados programas formativos en habilidades digitales.
  • Elige la plataforma adecuada.

¿Qué plataforma escoger?

La oferta es tan amplia que escoger una plataforma puede ser complejo. Lo ideal es realizar un benchmark para comparar las diferentes funcionalidades y valorar cuál se adapta mejor a las necesidades de tu empresa . Es interesante tener en cuenta lo siguiente:

  1. Comunicación: ¿los grupos son públicos, privados, mixtos, visibles, invisibles? ¿se pueden crear alertas? ¿Hay posibilidad de comunicarte con asociados externos a la empresa? ¿Tiene chat?
  2. Colaboración: ¿cuál es la tipología de las publicaciones? (notas, preguntas, eventos, encuestas…)
  3. Personalización ¿Es personalizable? ¿Qué grado de personalización permite?
  4. Estadísticas: nivel, calidad y profundidad de las estadísticas.

¿Sabes por qué necesitas usar una red social corporativa?

Ejemplos de redes sociales corporativas.

Existen numerosas plataformas y redes sociales corporativas interesantes si estás buscando implantar una estrategia de employee advocacy en tu organización. Como casi siempre, no existe la herramienta ideal, pero puedes encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades. Algunas de las más interesantes son:

  • Yammer: una de las intranets más conocidas a nivel empresarial, perteneciente a Microsoft. Cuenta con unos 8 millones de usuarios en todo el mundo. Al igual que Zyncro, está más enfocada al aumento de la productividad y a la gestión.
  • SproutSocial: plataforma de gestión de RRSS para mejorar las relaciones con los clientes. En ella podemos encontrar, entre otras herramientas, un CRM social y herramientas de colaboración para el equipo. También permite la monitorización de la actividad en social media.
  • Smarp:Red social centrada exclusivamente en el employee advocacy. Permite al empleado construir su marca personal a la vez que incrementa la credibilidad y alcance de la organización.
  • Net&Market: es una red social corporativa colaborativa (SRCC) que, además del employee advocacy, facilita la comunicación con colaboradores, asociados y partners externos a la empresa. Como curiosidad, incorpora un marketplace para facilitar el intercambio de ofertas comerciales.
  • Social Chorus: plataforma que conecta a los empleados con contenido y noticias relevantes para su día a día.

Medición de resultados.

Por último, es necesario realizar métricas para comprobar si la implantación de la red social está cumpliendo los objetivos establecidos. Además, este tipo de plataformas pueden escapar de control si no se hace un seguimiento de ellas. Se pueden monitorizar muchos datos, por lo que es necesario centrar los esfuerzos en las más relevantes para cumplir tus objetivos. Algunos ejemplos de resultados a medir son:

  • Tasa de conversión de empleados. ¿Cuántos empleados se han “convertido” en embajadores de tu marca?
  • Tráfico ganado.
  • Reputación ¿Ha habido algún cambio en la reputación de la marca?
  • Cambio del sentimiento hacia la marca.
  • Alcance ¿Ha mejorado tu alcance tras la implantación de la estrategia?
  • Cambios sociodemográficos: ¿están tus empleados atrayendo a nuevos seguidores?

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados