Las redes sociales han cambiado por completo el ámbito de las ventas. Las llamadas en frío y las sales pitch han dejado de ser efectivas y cada vez más emails van a la papelera sin ser abiertos. Hoy en día nos encontramos con unos usuarios más formados y exigentes, que investigan acerca de los productos más que nunca, evalúan pros y contras y prestan atención a la opinión de otros usuarios. Como vemos, las RRSS se han convertido en un factor de peso en la decisión de compra, por lo que es importante que las empresas empiecen a utilizar el social selling si quieren atraer nuevos clientes.

¿Qué es el social selling?

El concepto de social selling empezó a formarse cuando se descubrió que si existen ciertas similitudes entre el vendedor y el comprador, hay más posibilidades de que la transacción se lleve a cabo. En el mundo online, el social selling consiste en la utilización de medios sociales para crear nuevas relaciones, mejorar el branding y, por tanto, conseguir más clientes. Con el Social Selling las empresas pueden aprender acerca de sus clientes e interactuar con ellos. Además, a través de estas técnicas llegamos a la mente del usuario de forma indirecta, dejando que sean ellos los que elijan a la marca, en lugar de perseguirlos.

¿Cuál es la diferencia entre el Social Selling y el Social Media Marketing?

El social media marketing está centrado en la creación de contenido de valor para llamar la atención de los consumidores y crear engagement en ellos. Se trata de una comunicación corporativa, en la que la organización se dirige a un gran segmento de su audiencia potencial. Por el contrario, el social selling se trata de una comunicación persona a persona, en la que se hace énfasis en las necesidades de un consumidor concreto, lo que supone una oportunidad única para alcanzar al cliente.

Algunas estadísticas sobre el social selling

  • El social selling logra un ROI dos veces mayor que las llamadas en frío y los emailings (MarketingSherpa)
  • El 55% de los compradores en negocios B2B buscan información en social media (MediaBistro)
  • Los marketers que usan Twitter en B2B generan el doble de leads que aquellos que no (Inside View).
  • Los clientes no quieren hablar con agentes de ventas hasta que han recorrido el 70% del proceso de venta. (Hubspot)
  • Solo un 2% de las llamadas en frío termina en una reunión (Lead Job)
  • A día de hoy el proceso de venta toma un 22% más de tiempo que hace cinco años (SiriusDecision).
  • El 91% de las llamadas en frío no funcionan (Hardvard Business Review)
  • El 75% de los clientes dicen que usan el social media como parte del proceso de compra (Nancy Pekala of AMA).
  • El 59% de los consumidores están influenciados por al menos una red social cuando compra. (Salesforce)

Buenas prácticas a la hora de realizar social selling:

  • Construir relaciones: es necesario haber construído una relación con el cliente potencial antes de lanzarle un discurso de compra. De otra manera, el mensaje sería análogo a una llamada en frío.
  • Ofrecer valor antes de pedir nada: al ofrecer algo sin coste empiezas a construir una relación que te ayudará a cerrar una venta en el futuro.
  • Personalizar el mensaje: recuerda que se trata de una comunicación one-to-one, por lo que debes concentrarte en targets pequeños y mensajes personalizados.

Los beneficios del social selling

Social Selling, el amor a las marcas

La participación de las marcas en redes sociales es imprescindible para crear nuevas conexiones y fomentar el engagement. Hoy en día las marcas deben lograr enamorar a los clientes. Para ello, el mejor canal de transmisión del mensaje son las personas y no los perfiles corporativos. Pues según un estudio de Social Chorus, el 77% de los clientes compra un producto más probablemente cuando se lo ha recomendado una fuente de confianza. Debido a esto, en márketing están surgiendo nuevas tendencias como el employee advocacy, en las que los propios empleados se convierten en embajadores de marca y recomiendan los productos y servicios de las empresas para las que trabajan. Además, los empleados tienen la capacidad de alcanzar 10 veces más público que un perfil corporativo.

Los empleados, así como los clientes, pueden convertirse en embajadores crear conexiones individuales con el público, incrementando la exposición orgánico de la marca, producto o servicio. Además, de las redes sociales más famosas como Twitter, Facebook, etc. existen plataformas, como Net&Market que ayudan a potenciar el social selling.

A través del marketplace de Net&Market las empresas pueden colgar sus productos y crear ofertas personalizadas. De esta manera, los empleados de otras empresas pueden beneficiarse de multitud de ofertas comerciales y compartirlas con otros contactos. Las empresas alcanzan una mayor visibilidad en internet y pueden construir relaciones con otras de su entorno, alcanzando un beneficio mutuo.

 

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados