Ya sabemos que el Employee Engagement, consiste en el nivel de compromiso psicológico que un empleado invierte en la organización para la que trabaja. También hemos hablado de la popularidad que están alcanzando estas estrategias como forma de retener el talento y de mejorar la productividad de los empleados. Dichas estrategias, son especialmente populares en EE.UU, pero poco a poco han ido alcanzando popularidad en España, además de en otros lugares en el mundo.

Un reciente estudio de Gallup, “State of the global workplace”, nos muestra las tendencias de employee advocacy que hay alrededor del mundo, mostrándonos cuáles son los principales problemas a los que debe enfrentarse cada país, para avanzar hacia sociedades con trabajadores más productivos e involucrados.

¿Cuál es la situación del employee engagement en el mundo?

Según los resultados del estudio, solo un 13% de los empleados a nivel mundial están involucrados en su trabajo. Esta falta de conexión emocional con el lugar de trabajo trae grandes consecuencias a las empresas. Siendo la falta de productividad y confianza hacia la empresa, dos de las más importantes.

¿Cuál es la situación del employee engagement en Alemania?

Alemania: se estima que el poco engagement de los empleados alemanes, le cuesta a la economía más de un billón de euros al año en productividad perdida. Y es que el 24% de los trabajadores afirma estar activamente desinvolucrado y el 61% no estar involucrado. La razón principal de que esto ocurra es que las empresas son incapaces de crear una cultura en línea con las necesidades de sus empleados. Muchas compañías alemanas prestan poco atención al activo humano, para centrarse en otros factores. Para solucionarlo y lograr una mayor implicación de los trabajadores, los managers deberían centrar sus esfuerzos en construir equipos más unidos y motivados. De esta forma recuperarían la productividad perdida.

¿Conoces cómo es la situación del employee engagement en Corea del sur?

Corea del Sur: los componentes culturales de Corea del Sur pueden presentar un reto para aquellos managers que estén buscando incrementar el employee engagement de la plantilla. Corea tiene un sistema de jerarquía vertical que sitúa a los empleados con más experiencia, por encima de aquellos que demuestran un mayor interés o trabajan mejor en su día a día. Además, la llamada “mentalidad de grupo” se opone al desarrollo del talento individual. Las organizaciones Coreanas tienden a restringir la comunicación entre departamentos, por lo que los trabajadores más jóvenes apenas tienen posibilidades para contribuir en los procesos innovadores. A pesar de que Corea se trata de una potencia económica mundial, la falta de compromiso psicológico de los empleados, limita en gran medida el crecimiento de las organizaciones.

La India y el Employee Engagement

India: el 91% de los trabajadores en India declara no sentirse comprometido con su trabajo. La razón principal de este sentimiento tan generalizado son los bajos niveles educativos y las escasas oportunidades de acceder a la educación superior. Esta desmotivación general no solo afecta a la productividad de la plantilla, sino también al avance en innovación a la hora de encontrar ventajas competitivas en un mercado saturado. Los líderes del país deben aprender a impulsar el capital humano y a crear sistemas que ayuden a desarrollar el talento de los trabajadores.

El employee engagement en Australia

Australia: este es sin duda el país más curioso respecto al employee engagement. La razón es que aquellos empleados que dicen sentirse más involucrados con su trabajo son aquellos que sin estudios superiores como los granjeros, empleados de restauración, etc. Esto puede deberse a que las personas con un mayor nivel educativo están teniendo problemas para encontrar trabajo alineado a sus estudios. Por otro lado, 2 de cada 10 trabajadores afirman que la misión de la organización en la que trabajan les hace sentir que su trabajo es importante. Esto puede suponer una gran oportunidad por parte del liderazgo para incrementar el engagement en sus empleados, alineando su propia dirección y los roles del empleado con la misión de la organización.

¿Conoces la situación del Employee Engagement en Sudáfrica?

Sudáfrica: Sudáfrica tiene que enfrentarse a muchos retos, ya que un 45% de los trabajadores afirman estar desinvolucrados. Además, las regulaciones de este país en el ámbito de los negocios no solo suponen un handicap a la hora de crear nuevos puestos de trabajo, sino también para conseguir que las pequeñas y medianas empresas salgan adelante. Por ejemplo, los tratos entre grandes marcas ponen importantes barreras para el nacimiento de nuevas startups. Por no olvidar que existe una gran brecha entre los empleados y el liderazgo al no haber ni confianza ni comunicación transparente.  Es por ello que menos de uno de cada cinco empleados afirma que sus opiniones sean valoradas en el trabajo.

Canadá y el employee engagement

Como vemos, el employee engagement está todavía poco potenciando en muchos países. Cuando las empresas consigan involucrar a sus empleados dentro de sus organizaciones, conseguirán que estos sean mucho más productivos, repercutiendo de forma positiva en las propias organizaciones. ¿Y tu empresa? ¿Ha creado ya su propio programa de employee engagement?

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados