Las diferencias entre Brand Advocacy y Brand Loyalty son pocas, ya que conviven de manera simultánea en el ciclo de vida de una marca, gracias a una estrategia publicitaria global para conseguir y alentar a un consumidor proactivo que comunique y comparta los beneficios y ventajas de una marca.

¿Qué es un Brand Loyalty? ¿Qué significa ser Brand Advocacy?

Según la revista Forbes, Brand Loyalty es aquel consumidor que repite la compra de una misma marca de una categoría de producto. Es decir, que va en contra del llamado consumidor infiel que se decanta por un producto, por ejemplo, solo por su precio. Y continúa comprando de manera leal el producto por sus beneficios, calidades, etc. sin llegar a ahondar en su concepto de marca.

En cambio, en el Brand Advocacy encontramos un sentimiento positivo de creencia en una marca, ayudándola a viralizar sus contenidos en sus redes y convirtiéndose, a la larga, en expertos y defensores de la misma. Se sienten felices recomendándola, compartiéndola.

brand-advocacy

¿Cuándo se convierte un consumidor en Brand Advocacy?

En un interesante estudio publicado en The New York Times, se detectaron varias motivaciones por los que un consumidor se convierte en Brand Advocacy al compartir contenidos de marca de manera online:

1. Al aportar con una evaluación y un contenido entretenido a otro consumidor para crear conversación y entablar nuevas relaciones.

2. Para definirse a si mismos frente a otros, posicionándose y definiéndose.

3. Para hacer crecer y fomentar sus relaciones personales con contenido interesante.

4. Para correr la voz acerca de las causas que les preocupan:

5. Por una realización personal

Los diferentes canales de comunicación online que existen, ayudan al Brand Advocacy a trasladar este concepto a otros consumidores. En el caso de una marca, encontramos canales externos como las Redes Sociales, blogs, foros, etc.

Pero… ¿Y si el Brand Advocacy se mantuviera dentro de la empresa? En este caso, el sentimiento de compartir sus beneficios, los contenidos propios de la empresa o el sentimiento de pertenencia a un grupo se multiplicarían, al dar voz de manera orgánica a sus propios empleados. El Employee Advocacy ya es una realidad en empresas anglosajonas o americanas y comienza a asentarse en empresas españolas. Si confías en la marca de tu empresa y en los empleados que la hacen posible, ¿por qué no fomentar ofreciéndoles canales para comunicarlo?

comentarios sobre este articulo


Artículos Relacionados